Sexo para volverte loco en la ducha

Sexo para volverte loco en la ducha

Querer no es poder, o como dicen… “del dicho al hecho hay largo trecho”, sin embargo para que cumplas esas húmedas fantasías en la ducha y aun así no te quedes sin agua caliente, te damos estos consejos que indican nuestros expertos para poder hacerlo bien rico en la ducha:

Prepárate: Antes incluso de calentar tus motores, asegúrate que el baño este limpio y ordenado al menos, pues nada es más horrible y mata-pasión que  un baño sucio, apestoso, con la papelera llena y pelos con jabón en la ducha.

Lleva todo a la ducha: Al igual que cuando te vas a bañar que verificas que la toalla está y que tienes todo listo, aquí harás lo mismo, pero con tus jugueticos sexuales o al menos un lubricante a base de silicona, porque el agua se lleva tus fluidos naturales, de manera que la silicona al ser impermeable funcionará siempre sin importar la intensidad “de tu ducha”. Recuerda además hacer como los buzos y entrar con protección, porque nada más incómodo y difícil que tratar de ponerte un condón bajo el agua o con las manos mojadas.

Esponjosa limpieza: Sabemos que calentarnos antes de hacerlo es de las partes más excitantes de tener relaciones, pero en la ducha será diferente y emocionante al mismo tiempo, diríamos que la mejor parte.  Usa esponjas para lavar a tu pareja y ella te lave a ti, pero no es el baño normal, es disfrutar recorrer su cuerpo con una esponja espumosa, acariciándose mutuamente y haciendo una deliciosa parada en su sexo, disfrutando cada milímetro de piel.

Vuélvete Kinky: Si frotarte con esponjas te gustó y sientes que hierves de ganas es hora de usar la lengua. Por lo general las duchas hoy en día no son tan espaciosas por lo que tendrás que arrodillarte y usar tu boca para hacer una rica mamada, cuidando que el agua no te caiga en la cara, porque no vas a ver ni respirar cómodamente. Si es ella quien se arrodilla puede usar la ducha de mano para estimular su clítoris con chorros de agua y la experiencia será doble sensorial.

Ahora a lo que vinimos: Si aún no has explotado avanza al siguiente escalón, follando en la ducha, dependiendo de cómo esté diseñada la ducha, si tienes un banco, nada más excitante que la posición de “vaquera invertida”, la cual es ideal considerando que estamos bañándonos. Esta posición le sirve al hombre para apreciar las curvas de su pareja, lo cual es muy excitante y a ella para controlar el ritmo y profundidad de la penetración.

Si no hay banco o algo donde sentarse puedes ponerte en posición de perrito, lo importante es que no te vayas a agarrar de la puerta de la ducha o la barra que sostiene la cortina de baño, aunque nos estemos volviendo locos de ganas, no hay que perder la noción de saberse apoyar para evitar resbalones.
La parte positiva de hacerlo allí es que una vez que acabes, te vas a duchar y salir del baño, limpios y energizados!!!

Anterior En la comunicación (sexual) está la clave
Siguiente Masturbación - no digas que no si no lo has probado

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

* Necesario