Sexo en la ducha, ¿es incómodo?

Sexo en la ducha, ¿es incómodo?

Seguro que viendo alguna película te has encontrado con escenas de cuerpos desnudos y húmedos en la ducha o bañera, contorsionándose, sin preocupaciones y sin resbalones. En la vida real, el sexo en el baño o la ducha no es tan fácil; las cosas a veces se ponen difíciles y, seamos sinceros, el agua no es el mejor lubricante. El buen sexo en un ambiente acuoso no es imposible, pero si las aventuras sexuales en el baño no cumplen con tus expectativas, prueba algunos de estos consejos antes de tirar la toalla.

¡Quieto!

Estar resbaladizo cuando se está mojado suena sexy, pero sólo cuando es tu cuerpo o el de tu pareja, no el fondo de la bañera. La base de la bañera y ducha pueden ser extremadamente deslizantes cuando se mezclan 4 pies, agua y jabón. Mejor coloca una tarima o alfombrilla en el fondo para evitar una caída. Sería buena idea incluir también una barra de apoyo resistente. También recuerda mantener el cuerpo lo más estable posible, especialmente mientras estás de pie o inclinado.

Tranquilidad

Si lo que buscas es un encuentro salvaje y cambiar a una nueva posición cada dos por tres, la ducha o el baño probablemente no sea el mejor lugar. Claro que puedes disfrutar de una cogida rápida en el agua; pero cualquier movimiento para variar la postura tendrá que ser lento y deliberado para no acabar con el pompis en el suelo de la ducha. 

Trae tus juguetes

Añade diversión con los juguetes; pero fíjate que sean adecuados. Busca uno totalmente impermeable. Lee la descripción detallada antes de comprar un juguete si crees que también lo vas a usar en la bañera, piscina o jacuzzi. 

Mantén tu cara fuera del agua

El sexo oral en la ducha es sumamente erótico, hasta que el agua no deja de golpear tu cara. Se ve sexy en las imágenes de las pelis, pero la realidad puede ser muy diferente. La corriente de agua dando en la nariz, mientras tienes los genitales en la boca, dificulta la respiración. Asegura tu posición y mueve la alcachofa de la ducha, colócate en un buen lugar para que puedas mantenerte cómodo y evitar ahogarte mientras haces disfrutar a tu pareja.

No te preocupes por manchar

La ducha o el baño son geniales para los momentos en los que no desees ensuciar la cama, por ejemplo: durante el período, la lluvia dorada o incluso los orgasmos húmedos. Cualquier “desastre” se va por el desagüe, y no tienes que preocuparte por cambiar las sábanas o limpiar cuando hayáis terminado.

Usa lubricante

Si va a haber penetración, llévalo al baño. El agua puede eliminar cualquier lubricante natural producido por el cuerpo, así que debes hacerte con un buen lubricante a base de silicona tanto si vas a tener penetración, vais a masturbaros o usar juguetes. (¡Recuerda que los lubricantes de silicona no se deben utilizar con los juguetes de silicona!).

Termina en tierra seca

Si el miedo a un resbalón te supera y no te deja concentrarte, entonces deja que la ducha sea sólo el comienzo de algo. Enjabonaros mutuamente mientras os empezáis a encender y tocáis vuestros genitales. Podéis simplemente divertiros un rato bajo el agua caliente y luego, podéis pasar a tierra firme si lo preferís No hay una regla que diga que el final feliz debe ocurrir en la bañera para que cuente como sexo en la ducha.

Lo más importante que debes recordar sobre el sexo en la ducha es que no tiene que ser, no debería ser, y probablemente no coincidirá con ninguna fantasía que tengas en la cabeza. El sexo, en cualquier forma, es para pasar un buen rato, así que ríete de los resbalones, las posiciones extrañas y el agua sobre la cara. Tomaros vuestro tiempo para encontrar una posición y un ritmo que funcione bien para vosotros.

Anterior Guía básica para sumisos novatos
Siguiente ¿Qué hacer cuando la otra persona no llega al orgasmo?

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

* Necesario