¿Qué hacer cuando la otra persona no llega al orgasmo?

¿Qué hacer cuando la otra persona no llega al orgasmo?

¿Te ha pasado alguna vez que has tenido relaciones y la otra persona no ha conseguido tener un orgasmo? Tendemos a pensar que el fin del sexo es alcanzarlo, y resulta difícil saber qué hacer cuando la pareja, ya sea de muchos años o de una sola noche, no llega. ¿Cómo actuar cuando esto sucede?

La mayoría de nosotros somos increíblemente sensibles acerca de nuestros orgasmos (o la falta de ellos). Nos presionamos tanto para tenerlo, en el momento exacto y preciso, que incluso la más mínima desviación de nuestras expectativas nos puede enviar a un callejón sin salida. Si a tu pareja le cuesta siempre o de vez en cuando llegar al clímax, lo mejor que puedes hacer es mostrarle que estáis en el mismo equipo y que te importa que también llegue a la meta; pero a menudo, la gente comete el error de agregar más presión. ¿Cómo mantener un mejor equilibrio?

Invierte tiempo centrándote en el otro

He oído muchos comentarios egoístas referentes a los encuentros sexuales, sobre todo de parejas que llevan mucho tiempo juntos. Por favor, en el sexo debemos ser generosos. No te enfoques en hacer algo sólo si habrá reciprocidad. Besa todo su cuerpo, acarícialo con tus manos, utiliza tu boca, hazle lo que sabes que le gusta y si no lo sabes ¡pregunta!

Hazle sentir a tu pareja que también lo estás pasando bien, que el simple hecho de verle gozar te hace disfrutar a ti. Hazle notar que te resulta delicioso su sabor y que podrías pasar horas dándole placer. Ofrécele todo el tiempo del mundo, no hay prisas, no tienes que ir a ninguna parte, es más, ¡te encanta cada minuto que le dedicas!

Comunicaros (de la manera correcta) sobre la marcha

Para algunas personas puede ser realmente complicado saber si su pareja está a punto de llegar o todavía se encuentra muy lejos. Esto puede dar lugar a momentos incómodos tratando de adivinar si parar o seguir. Intenta evitar preguntas tipo ¿ya has llegado? Primero, porque sería evidente si ha tenido un orgasmo y segundo, porque le envías de nuevo al punto de partida.

Si eres hombre y con la penetración alcanzas antes el orgasmo que tu pareja, no te agobies, que tú hayas llegado no significa que el encuentro haya terminado, todavía hay miles de cosas divertidas que podéis hacer después del coito. Los juegos son buenos tanto antes como después y no hay un orden establecido a la hora de disfrutar juntos.

Explora

No todas las personas somos iguales, quizás con una anterior pareja usabas un método y ahora, con la actual, ves que no te funciona. Prueba distintas técnicas y pregunta cuál le gusta más, así os iréis orientando y adaptando. Lo que para algunos puede ser placentero, para otros puede ser molesto, entonces la clave está en conoceros. No es mala idea buscar información sobre la anatomía, la masturbación y el orgasmo, nunca está de más aprender nuevas maneras de hacer las cosas y luego ponerlas en práctica. No nacemos sabiendo y tampoco tenemos que quedarnos estancados y no avanzar.

No la avergüences

Es un consejo obvio. Es probable que la otra persona ya tenga bastante presión, no es necesario que le hagas sentir peor. Hay quien llega a hacer preguntas o comentarios dañinos: Estoy ya cansado, esto no termina nunca, ¿qué pasa?, jamás había conocido a nadie que le costara tener un orgasmo, esto nunca me ocurrió con mi ex, etc.

¡No digas nada que suene remotamente parecido a cualquiera de las frases anteriores! Piensa antes de hablar, y ten claro que si a tu pareja le cuesta llegar no es una amenaza a tu masculinidad o feminidad, no significa que no seas lo suficientemente sexy o que seas malo en la cama. Puede haber muchos factores; pero esas ideas bórralas de la cabeza. Sólo tenéis que conectar, interpretar las señales de vuestros cuerpos y amoldaros.

Intenta quitarle importancia

Los orgasmos son fantásticos, eso lo tenemos claro todos; pero no es lo único cuando vives un momento íntimo con alguien. Tampoco es un ingrediente necesario para pasar un buen rato. Hay muchas personas que no necesitan tener un orgasmo para sentirse satisfechas. Cuando ponemos toda nuestra atención en esos 10-30 segundos de dicha orgásmica, nos perdemos muchas otras oportunidades de diversión y placer. Si puedes redirigir parte de esa atención para hacer que cada segundo sea especial, tu pareja estará infinitamente agradecida y seguro que tendrá muchas más probabilidades de alcanzar el clímax.

Anterior Sexo en la ducha, ¿es incómodo?

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

* Necesario